Entrevista para el diario El País realizada en abril de 2008, aunque no recordamos a través de qué periodista ni cuándo y en qué sección se publicó.

Cuándo empezasteis con la más bella?

La Más Bella nació en el año 1993, nada menos. Eso significa que el proyecto lleva 15 años con una actividad continuada dentro de los caminos más experimentales del arte y la edición. Aunque no nos hemos puesto a hacer balances y recapitulaciones, sí que podemos decir que La Más Bella ha credido en la misma medida en la que los editores hemos ido aprendiendo y conociendo mejor tanto el mundo del arte contemporáneo como el complejo mundo editorial. Aunque mantenemos muchas de las ideas que impulsaron la filosofía inicial del proyecto (autogesitión, experimentación, mantenerse al margen de pesadas estructuras profesionales…) hoy día nuestras ediciones son mucho más complejas en cuanto a contenidos y planteamientos conceptuales que las primeras ediciones, que por cierto la mayoría de ellas están agotadas.

Nombre apellidos, edad, lugar de nacimiento, de residencia

Los editores de La Más Bella son Diego Ortiz (Madrid 1968) y Pepe Murciego (Coca, Segovia, 1967). La Más Bella nació y se gestiona desde Madrid. La presentación del número 1 de La Más Bella se realizó en un café de la calle Argensola de Madrid (el desaparecido café Lisboa) el día 14 de diciembre de 1993. La presentación de la edición más reciente de La Más Bella (La Más Bella De Pega) se realizará el próximo jueves 10 de abril de 2008 en el Espacio Off Limits de Lavapiés.

Qué otras revistas os inspiraron?

Como inspiración solemos citar un proyecto editorial muy activo durante los primeros años 90, que se llamaba El Canto de la Tripulación (nótese que en aquellos años nosotros éramos estudiantes de últimos años de Bellas Artes o Ciencias de la Información). Nos gustaba mucho su diseño mutante y sus contenidos imposibles de encontrar en otras publicaciones de la época, pues aglutinaba creadores que por entonces no habían entrado aún en el establishment del arte o las letras. Pero sobre todo lo que nos gustó es que era un proyecto totalmente autogestionado por un grupo de artistas y amigos: ellos buscaban o proporcionaban los contenidos, buscaban la financiación, diseñaban, llevaban las revistas bajo el brazo de un sitio a otro… Nos cautivó esa impaciencia, según la cual si tienes algo que decir no tienes por qué esperar a que venga alguien a editarlo: edítalo tú. Y también la idea de obra colectiva, la posibilidad de crear un soporte con una personalidad artística mezcla de los editores y los artistas que colaboran de modo altruísta y comprometido.
Con el tiempo hemos ido conociendo a otros artistas o colectivos que estaban haciendo cosas parecidas a La Más Bella desde hace años, incluso décadas. En este sentido cabe citar a Antonio Gómez, artista conquense afincado en Mérida. Aunque no puede decirse que fuera fuente de inspiración de La Más Bella, pues no le conocíamos en nuestros primeros años, no tardamos en conocerle y en encontrar en él un auténtico tótem del arte y la edición independiente, que desarrolló muchos proyectos editoriales y artísticos auténticamente vanguardistas en la época en las que fueron realizados, mucho antes que La Más Bella, desde luego.

Desde que empezasteis habéis instigado a otros a seguir vuestro.

Nunca hemos instigado a nadie a seguir nuestro ejemplo, en el caso hipotético de que nosotros seamos ejemplo de algo ¡!. Lo que ha pasado, felizmente, en estos años es que han nacido otros proyectos análogos a La Más Bella, ediciones de arte de naturaleza diversa con los que compartimos el afán de experimentar y de sacar adelante proyectos editoriales y artísticos al margen de la edición tradicional. Con el tiempo hemos ido conociendo a las personas que han lanzados esos proyectos (casi siempre más jóvenes que nosotros) y nos ha unido el hecho de estar en el mismo barco, y de tener además a referentes comunes anteriores a nosotros, pues hay que insitir en que La Más Bella en cierto modo ha continuado algunas corrientes artísticas y modos de editar que ya fueron experimentados por artistas y vanguardias de décadas pasadas.

Ejemplo (Lalata, pa comer aparte), conocéis otros seguidores?

No sé si es correcto decir que tenemos “seguidores”. Sí que conocemos a muchos proyectos editoriales con algunos aspectos análogos a La Más Bella, pero no es justo llamarles seguidores, ellos son proyectos con una personalidad muy fuerte y no en todo iguales a La Más Bella. Muchos de esos proyectos estaban siendo realizados paralelamente a La Más Bella sin que existiese un conocimiento mutuo, no sólo en España, sino en otros países europeos y latinoamericanos, donde la edición independiente es un movimiento de una gran fuerza y creatividad. Es difícil citar ejemplos concretos, realmente hay muchos. Cabe citar, más bien, un evento en el que muchos de estos proyectos nos encontramos y reunimos desde hace también más de diez años, como son los Encuentros Internacionales de Editores Independientes de Punta Umbría (Huelva), creados por el poeta y activista cultural Uberto Stabile. Los encuentros Edita reúnen los primeros días de mayo a cientos de editores, escritores, artistas… creadores de todo tipo que se caracterizan porque autoeditan su trabajo o tienen proyectos editoriales totalmente al margen de la industria editorial convencional. Esos encuentros han sido siempre una fuente de inspiración para La Más Bella y un encuentro que consideramos imprescindible en la última década en España.

Qué revistas os han inspirado?

Está más o menos contestada… añadiría:
Apenas nos han influído las revistas que se pueden encontrar en los kioskos o los medios de masas. Nos ha influído más la obra de artistas o colectivos que han autoeditado su propio trabajo en forma de libro-objeto o revista ensamblada, algunos de ellos desde hace bastante tiempo, como en las vanguardias dadaístas o fluxus, alguno de cuyos miembros subvertió la propia idea de libro o de producto editado en la década de los 50. Nos obstante este tipo de influencias las hemos ido recibiendo a la vez que íbamos haciendo La Más Bella, realmente han servido para reafirmar lo que estábamos haciendo. El impulso inicial del proyecto no tuvo unas referencias tan claras, era más una cuestión de seguir el impulso de editar nuestro propio trabajo y el de mucho amigos nuestros, y de hacerlo de un modo distinto, y, a ser posible, divertido.

¿De dónde venís vosotros?

Personalmente, Pepe Murciego estudió Bellas Artes en Madrid, es artista, activista cultural, organizador de eventos artísticos, etc. Diego Ortiz estudió Ciencias de la Información (Imagen), trabaja regularmente como fotógrafo, realizador de televisión, periodista, etc, etc.
La Más Bella no tiene una estructura profesional, por lo que no puede decirse que sea nuestra actividad profesional, si bien es la actividad que ocupa absolutamente todo nuestra mente desde hace ya algunos años.

Contarme un poco cuál es la idea de la siguiente revista. Cuándo, dónde y cómo la presentáis?

La edición más reciente de La Más Bella se denomina La Más Bella De Pega, y ha sido editada en febrero de 2008.
La Más Bella realiza más o menos una edición al año, si bien entre medias hacemos ediciones especiales limitadas o desarrollamos otros proyectos como BELLAMÁTIC. Cada edición de La Más Bella tiene una tirada de 1000 ejemplares, que tienen una gran labor manual en cuanto a su producción, puesto que muchos de los procesos de elaboración del número son realizados con nuestras manos y las de muchos amigos que nos ayudan en el manipulado y ensamblado.
Las ediciones de La Más Bella son monográficas, de ahí que nuestras ediciones no sean numeradas, sino que tengan un NOMBRE o LEMA, que recoge el tema monográfico y sobre el que pedimos colaboraciones a docenas de artistas de todas las disciplinas.

La Más Bella De Pega es una edición cuyo tema monográfico es De Pega, es decir, todos los contenidos se pegan, se despegan, son susceptibles de ser pegados, despegados, tienen pegas, son de pega… lógicamente los contenidos van físicamente plasmados en soportes adhesivos (pegatinas, calcomanías, cinta adhesiva personalizada…) o tienen relación conceptual con la expresión “de pega” y todos sus múltiples y posibles significados.

Los contenidos de La Más Bella De Pega van reunidos en una bandeja de pintor, y todo ello dentro de una caja de cartón con una estupenda ventana desde la que se pueden ver varios de los contenidos. Cada nueva edición de La Más Bella supone un proyecto distinto no sólo en cuanto a los colaboradores (unos 60 en La Más Bella De Pega), también cambiamos el formato y el “contenedor” que reúne todas las colaboraciones.

¿Cómo surgió La más bella?

Uf ¡!. Copio y pego un texto donde ya hemos explicado estos orígenes, que se remontan a más de quince años. Este texto se publicó en las actas de unas conferencias que dimos en la Escuela de Artes de Oviedo.

Antecedentes

La Más Bella nació en el año 1993, en aquel entonces fundada por tres personas: los actuales promotores más Juanjo El Rápido. El impulso creador y los primeros números de La Más Bella se explican por nuestra situación personal y el contexto artístico madrileño de principios de los 90: los tres fundadores estábamos apurando nuestro último año de universidad (Bellas Artes y Ciencias de la Información–rama Imagen), por lo que nuestra expulsión al mundo real era inminente. Al vértigo del paro laboral se le añade el contexto artístico y editorial del Madrid de los 90: los movimientos artísticos underground de los 80 se habían disuelto, y se generó un cierto vacío en un aspecto que a los tres nos interesaba, como es el mundo de la edición: desaparecidas revistas míticas como Madrid Me Mata, Madriz, La Luna, etc, las revistas artísticas del momento eran escasas y difíciles de acceder para recién aterrizados en el mundo del arte o la fotografía, el cómic, etc. Una de las escasas experiencias editoriales de entonces se convirtió en una clara inspiración para nosotros: El Canto de la Tripulación. Promovida por Alberto García-Alix, El Canto era un producto editorial exquisitamente acabado y que se caracterizaba por una gestión en la que los propios colaboradores eran los responsables de la edición de la revista. No eran un colectivo, pero su dinámica y su funcionamiento estaban basados en la relación personal y la ayuda mutua, unidas a un nulo ánimo de lucro. De modo intuitivo esa estructura de funcionamiento nos interesó, y tras algunas conversaciones de bar, Juanjo El Rápido, Pepe Murciego y Diego Ortiz decidimos sacar una revista, llamarla La Más Bella y dotarla de una estructura de funcionamiento propia de un fanzine: pedir colaboraciones gratis a los amigos, poner dinero de nuestro bolsillo y distribuírla en bares, fiestas y un puñado de pequeñas tiendas.

¿Por qué os llamáis así?

El nombre La Más Bella surgió en alguna de las conversaciones de bar que dieron lugar al proyecto, pero no tiene ninguna explicación más allá de que alguien propuso ese nombre y de modo natural a todos nos gustó mucho, y ya está.

¿De qué pequeña feria hablábais? Existen más ferias? EN españa y fuera

Me remito a lo que te expliqué antes de los Encuentros Internacionales de Editores Independientes que se celebran cada año a principios de Mayo en el Teatro del Mar de Punta Umbría (Huelva).

Hay otras inciativas, como la feria Proxecto Edición que acaba de celebrarse en el Pazo da Cultura de Pontevedra, una feria que forma parte de un proyecto más amplio que vienen desarrollando los museos CGAC (Santiago de Compostela), MARCO (Vigo) y la Fundación Luis Seoane (A Coruña), y que llevan varios años interesándose por la edición como vehículo para la creación y difusión del arte contemporáneo.

Existen otros eventos/ferias/encuentros que recogen aspectos relacionados con la edición independiente o de libro-objeto, pero no de modo tan sistemático y con la trayectoria de los encuentros Edita. Grandes ferias como la Feria del Libro de Guadalajara (México) vienen preocupándose desde algunos años por dar entrada al universo de la edición independiente, desde la perspectiva de la edición literaria principalmente.