Texo escrito para una joven llamada Patricia, para lo que suponemos será algún medio llamado “A pie de calle”.
Fecha: indeterminada, posiblemente 2011.

Sobre La más Bella…

Hacéis una revista que no se lee, ¿de dónde sacáis esa idea?

Diego
Bueno, La Más Bella tiene algunas partes que sí se leen, sólo que están impresas en formatos y tamaños que no suelen ser los que todo el mundo se imagina para una “revista”, entre comillas. El proyecto data de muy antiguo, de 1993, y la idea que lo hizo nacer tiene muy poco que ver con la idea que lo ha hecho continuar. En aquellos años queríamos hacer un fanzine para publicar nuestras cosas y las de nuestros amigos. Hoy día se trata de experimentar e ir cada vez más lejos a la hora de ponerle esas comillas a la palabra “revista”. La idea, o las ideas que manejamos vienen de todos los sitios, de otras revistas pero también de cualquier otra cosa que nos guste. Uno de nuestros axiomas es que cualquier cosa puede convertirse en una revista. Eso te da mucha libertad de acción, como te puedes imaginar.

Pepe
Además trabajamos con un concepto ampliado de la palabra lectura, que no es tan experimental, si no más bien tan cotidiano que no reparamos mucho en él. Hay infinidad de objetos que funcionan como palabras diferentes al objeto en si, y que por tanto “leemos”. En todo caso, lo experimental sería aquí la propuesta de nuevas lecturas de esos mismos u otros objetos, que desde La Más Bella y a través de nuestros artistas colaboradores hacemos.

Y encima ponéis pruebas para poder comprarla… ¿No espantáis a los clientes?

Diego
Este tipo de productos tienen clientes muy fieles, algunos nos compran absolutamente todo lo que sacamos, vienen tras nosotros buscándolo. De todo modos seguro que a muchos otros sí que les espantamos. La pregunta primeriza de alguien que ve nuestra revista por primera vez es: “¿pero la revista dónde está, es lo que viene dentro de la caja?”. Hay que explicarle que no, que la revista es todo, incluso la caja, si es que hay caja, que no siempre. También hay que decir que no es un proyecto comercial, por lo que no nos preocupamos mucho de sus posibilidades de venta. Sí intentamos que la relación calidad-precio sea buena, y que merezca la pena gastarse 20 ó 30 euros en una especie de pack sorpresa que incluye trabajos de mucha gente que hace cosas muy bonitas.

Pepe
Encontrar y/o hacerse con algo no habitual siempre tuvo sus complicaciones, la primera: tener una mente y un corazón muy abiertos … Pero siempre hay personas interesadas en buscar, sin saber qué están buscando, y una vez que lo hallan se suelen quedar para siempre.
El verbo “comprar” forma parte de un eslabón inevitable de nuestro proceso, pero nunca el más importante, al menos no más que el resto. El sustantivo “cliente” no forma parte de nuestro vocabulario.

Convertir piezas de arte en objeto de consumo cotidiano, ¿no tiene algo de perverso?

Diego
Otro de nuestros axiomas es trabajar con lo cotidiano, por eso somos asiduos visitantes de los todo a 100, que es donde obtenemos la mayoría de nuestra inspiración. Por lo tanto no es de extrañar que tratemos de llevarnos las cosas del arte al terreno del día a día. A veces uno piensa que lo obsceno es lo contrario, pensar que las cosas del arte son cosas lejanas y oblicuas. No hace falta.

Pepe
“Consumo” es también una palabra alejada de nuestro vocabulario … pero en cualquier caso, La Más Bella es al mismo tiempo: “convertir piezas de arte en objeto de consumo cotidiano” y lo contrario: “convertir objetos de consumo cotidiano en piezas de arte”.
“Perverso” no es únicamente un adjetivo que denota maldad, es también: “el que perturba el orden o estado de las cosas” … así que nuestro proyecto, junto a todo el arte que nos interesa, lo es evidentemente.

Se edita desde 1993, ¿no os habéis arruinado por el camino? ¿O es que habéis hecho ricos?

Diego
Las dos cosas son correctas. Económicamente La Más Bella es un proyecto instalado en la ruina económica permanente, que apenas se sostiene con nuestro esfuerzo económico personal y trabajando gratis la mayor parte del año. Por otro lado, tras casi 20 años podemos afirmar que somos ricos en experiencias y afectos, hemos colaborado con cerca de 700 artistas, La Más Bella nos ha hecho viajar por cuatro continentes y conocer a personas que hacían cosas parecidas en lugares insospechados… No hay manera de pagar con dinero lo mucho que hemos ganado gracias al proyecto.

Pepe
Diego lo ha dicho todo. Uno de nuestros capitales principales es el afecto, y en él somos multimillonarios.

Elija qué perfil se adapta más al del consumidor de La Más Bella: a) friki, b) gafapasta, c) broker.

Diego
Tenemos cierta tendencia a huir de ciertos convencionalismos (otro axioma más ¡!) por lo tanto si tuviéramos la ligera sensación de que La Más Bella se encasilla en alguna de esas categorías le daríamos la vuelta como a un calcetín antes de que cante el gallo. También podríamos decir que el consumidor de La Más Bella es el típico brofrigafarokerpastaki.

Pepe
Y dentro de ese fiel “brofrigafarokerpastaki”, evidentemente puede estar quién llegó hasta aquí leyendo esta entrevista.

Sobre esta Nuestra Comunidad…
¿Qué acogida tiene La Más Bella en Madrid? ¿Les gusta a los madrileños?

Diego
Los madrileños son nuestro público preferido y que siempre nos apoya y están ahí tanto en los momentos buenos como en los malos, nunca nos fallan, compran nuestros discos y llenan nuestros conciertos. ¡¡Nosotros somos estrellas del rock muy agradecidas!!

Pepe
Uy, perdón … otra palabra que no se qué significa exactamente. Aunque bien es cierto, que una parte importante de nuestro capital afectivo, lo hemos ganado e invertido con gentes que no viven lejos, si es a eso a lo que te refieres.

Y vosotros, ¿de dónde salís? ¿Y desde cuándo sois pareja?

Diego
Nosotros somos pareja -artística- desde 1993, cuando nos pusimos a hacer La Más Bella. Antes no éramos más que vecinos de un pueblo del sureste de Madrid. No íbamos al mismo colegio, ni fuimos juntos a la universidad ni jugábamos al fútbol en el mismo equipo, simplemente estábamos alrededor de la misma mesa cuando alguien dijo “¿por qué no hacemos un fanzine”? Había de hecho más gente en torno a aquella mesa, gente que estuvo al principio del proyecto, como el dibujante Juanjo El Rápido, que es tan autor del proyecto como nosotros, aunque tiempo después prefiriera bajarse de la moto. Después, si te das cuenta, La Más Bella tienen tantos años que casi no tenemos vida anterior, La Más Bella y nosotros es casi lo mismo.

Pepe
De hecho de nacimiento y sin intervención nuestra, compartimos el mismo sufijo: -ego (Di-ego en el nombre, Murci-ego en el apellido). Eso si, sin demasiados excesos.

¿Es Madrid una ciudad “art-friendly”? Escriba sus quejas y sugerencias…

Diego
Hay una vieja leyenda que dice que hace siglos un mono podía cruzar la Península Ibérica sin bajarse de los árboles. Cogiendo un poco por los pelos esta anécdota, diré que un mono podría intentar ir de un sarao cultural a otro en Madrid cada tarde y por muchos saltos que dé no daría abasto para ir a todos. Madrid está hirviendo, y lo está desde hace ya algún tiempo. Hay cientos de personas que abren locales, hacen revisas, exponen su trabajo en sitios insospechados, hacen festivales, pintan con buen gusto las insulsas paredes de bancos y supermercados, ocupan edificios vergonzosamente abandonados, hacen música, teatro, hacen el cafre… Pero a veces uno tiene la sensación de que todas estas cosas se hacen a pesar de los que mandan. Es tristísimo ver como tanto capital humano y creativo es mal aprovechado cuando no directamente ignorado por la autoridad competente, que sólo se arranca con viejas maneras de organizar la cultura según la cual ellos programan y el espectado come y calla. La mejor programación cultural de Madrid está horizontalmente dispersa por toda la ciudad, y el que no lo quiera ver, pues él se lo pierde.

Pepe
Acabo de dejar a Diego en uno de esos maravillosos saraos horizontales e insospechados, haciendo trabajo de campo …

Deja un comentario